lunes, 22 de agosto de 2011

Programa de las carreras de caballos de 1846 (y II)

Para el segundo día de carreras de aquel lejano verano de 1846, se programó un concurso de exhibición de tiros de caballlos y la Gran Carrera de caballos españoles, dotada con un primer premio de 6.000 reales, cuya elevada cuantía venía a coincidir con la otorgada por la Sociedad de Fomento de Cría Caballar de Madrid en las carreras organizadas tres años antes en la capital. En la misma carrera se concederían otros tres premios, según el orden de llegada, por un total de 3.500 reales. A ello había que agregar el premio sorteado entre los espectadores por valor de 1.000 reales.

Por otro lado, la sociedad sanluqueña cobró por la matriculación de cada caballo 100 reales; y por la asistencia al evento, en los diferentes sitios previstos para presenciar el espectáculo, 20 reales por persona y por cada caballo. No extraña, pues, que al corresponsal de una de las crónicas le pareciese elevado este precio de la entrada, si consideramos que por aquella época el salario de un jornalero era, aproximadamente, de seis reales diarios.

El modelo del reglamento y la organización de Sanlúcar fueron tomados de la sociedad madrileña. De hecho los miembros pertenecientes a la matritense tuvieron un tratamiento preferente en el hipódromo de Sanlúcar, al igual que los socios sanluqueños.

También resulta llamativo que la vestimenta de los jinetes debía ser "a la andaluza" y las bandas de música tocarían "aires nacionales". Se evidencia que el ambiente estaba imbuido del nacionalismo propio de la ideología liberal y del regionalismo andaluz, que cobrará gran fuerza en la segunda mitad del siglo XIX y principios del XX.

Cartel de las carreras de caballos, 2011
 
31 de julio de 1846

Carreras de caballos
Programa de las que se han de verificar por disposición de la sociedad de fomento de la cría caballar de Sanlúcar de Barrameda los días 18 y 19 de Agosto próximo.

Día 19 [de Agosto]. Exhibición de tiros de caballos.- A las once de la mañana, en el mismo sitio, y con arreglo a la exhibición del día anterior, se procederá a la de tiro de caballos, cuyo escrutinio y adjudicación de premios se hará también en la línea y en el establecimiento de ésta, así como la distribución del servicio será a las mismas horas que el precedente.
Los caballos se presentarán en pelo y con el quitipon puesto.
A las cuatro de la tarde, reunidas en las casas consistoriales las autoridades y demás comitiva que han de concurrir a las carreras, saldrá ésta en el orden del día anterior, llevando a la cabeza cinco batidores de la guardia civil, y cerrando la marcha un piquete de la misma arma.
Seguirán las autoridades principales de la provincia y locales con batidores, música y escolta de caballería; llegados a la línea, y distribuidos en sus respectivos puntos, se despejará ésta en diferente orden del día anterior, y principiará el paseo al paso de los caballos durante una hora, en cuyo tiempo se efectuará el escrutinio y adjudicación del premio que en este día dará la sociedad al mejor tiro de caballos que se presente en la línea.
El premio consistirá en una elegante bandeja de plata ovalada y grabada con inscripciones. Si al mérito del tiro acompaña su instrucción e igualdad, hija de la buena dirección del tronquista que lo dirige, la sociedad premiará a éste con una bonita petaca de plata labrada.
Tanto éste, como los demás premios por exhibición, serán acompañados de sus correspondientes certificados, que expedirá la secretaría de la sociedad, y se publicará en la memoria que de estos actos se redactará.
Concluido este acto, entrará un piquete con su banda de cornetas al frente, a despejar la calle. Toda la fuerza de caballería, con batidores y música, se distribuirá y quedará formada en ala en toda la extensión de la línea de la izquierda para la conservación del orden.
Inmediatamente la banda de cornetas de este piquete, colocada al pie de la campana, tocará llamada para que se preparen los caballos que han de entrar en la línea a disputarse los premios destinados para esta carrera.
Gran carrera general de caballos españoles, premiada por la sociedad.- Para optar a los premios destinados en esta carrera, sólo se permitirán caballos españoles, y la sociedad premiará al vencedor con un talego de terciopelo carmesí con adornos de oro que contendrá 6.000 rs. vn. en plata.
Para estimular a los que preparen sus caballos con este objeto, y aumentar el número de premios, se adjudicarán a los tres caballos aproximados que se hayan distinguido en la carrera y por el orden de su llegada las cantidades siguientes:
Al 1º……….2.000 rs.
Al 2º……… 1.000 rs.
Al 3º……….. 500 rs.
Los caballos que deban disputarse esta carrera abonarán en el acto de matricularse 100 rs. vn.

La sociedad desearía que los caballos corriesen en pelo con un ropón de caídas, cinchado, jáquima con borlas y ramales, y la cola cogida, para cuyo efecto se han construido preciosos arreos de esta especie con adornos de plata y oro, de diversos colores, que se facilitarán gratis en la oficina de la sociedad, a fin de obtener la uniformidad que ha de constituir este nuevo espectáculo.
Los dueños de los caballos podrán escoger el color del equipo que deseen para los suyos en el acto de matricularlos, quedando sólo en la obligación de presentar su bocado y barbada limpia a la rectificación de la reseña. Los ginetes llevarán pantalón y chaqueta blanca, sombrero calañés con barboquejo, y la faja y pañuelo color del arreo de su caballo.
Esta carrera se efectuará conforme al reglamento formado al efecto, y tan luego como sea concluida verificarán su entrada todos los tiros del tren de la comitiva y los que hayan sido matriculados para optar al premio de la exhibición; y para que el público distinga el premiado por la sociedad; llevarán todos los caballos que lo compongan grandes cintas de colores, sueltas por los costados, los que hará diferenciar a primera vista.
Las autoridades y cuantos constituyan el tren de la sociedad marcharán por distintos caminos al paseo de Isabel II, donde, con las formalidades de la tarde anterior, se organizará la entrada triunfal, efectuando su paso por la misma carrera en la forma siguiente:
Abrirá la marcha un grupo de caballos equipados con hato redondo y con adornos de colores, montados por aficionados, vestidos a la andaluza.
Seguirán los cuatro caballos vencedores llevados del diestro por palafreneros vestidos con igualdad al gusto del país, en cuyos costados irán dos ginetes vestidos y equipados con igual carácter para cuidar de la conservación del orden.
Una escogida música tocando aires nacionales.
A ésta un piquete precedido de su banda de cornetas.
Seguirá la comitiva en carruajes adornados, y custodiando la retaguardia, toda la fuerza de la guardia civil a caballo, y alumbrada por un gran número de hombres con hachas.
Las bandas de música, distribuidas por la carrera y tocando aires análogos, acompañarán en su paso a las autoridades principales y locales, colocadas en magníficos carruajes.
Concluida su marcha hasta el ayuntamiento, y distribuidos los premios por el orden de costumbre, se efectuará la extracción de un número en los mismos términos de la noche anterior, y el agraciado con el igual recogerá en el acto 1.000 rs. vn. y un precioso caballo con la edad en la boca.
Las autoridades, comitiva y cuerpos de la sociedad se retirarán a sus respectivos destinos, concluyendo con este acto la exhibición y carreras de caballos anunciadas.
Prevenciones.- Las personas que gusten disfrutar de las carreras en los carruajes de su propiedad podrán establecerse durante las mismas en el espacio que quedará libre entre la orilla del mar y la línea de la izquierda; pagando la cantidad de 20 rs. vn. por cada persona que ocupe asiento en los carruajes, e igual cantidad por cada caballo de que se componga el tiro de ellos.
De igual beneficio disfrutarán los que quieran presenciar el espectáculo en sus caballos desde el expresado sitio satisfaciendo 20 rs. vn. cada ginete, e igual suma por el caballo que monte.
Los que conduzcan los carruajes y ginetes acreditarán en la entrada de este sitio haber satisfecho la cantidad que les corresponde por un documento que recogerán en la oficina de la secretaría de la sociedad en la calle de Santo Domingo, nº 72, los que se facilitarán hasta las oraciones [sic] del día anterior al de las primeras carreras.
Los carruajes observarán en el sitio designado el orden que se les señalará, a fin de que todos puedan lucir y gozar del espectáculo sin estorbarse los unos a los otros, y para no privar al público de la preciosa e inimitable vista que ofrecerán los buques lujosamente empavesados.
Precios de las localidades.
Línea de la izquierda.- Asiento de banco con respaldar y alzapié, 20 rs. vn.
Línea de la derecha.- Asiento de grada numerada, 6 [sic] rs. vn.
Todo billete de asiento en cada una de las tardes de las destinadas para las carreras, se dará acompañado de un número que tendrá opción al premio destinado para los espectadores.
Toda persona que guste correr más suertes de las que le correspondan por los billetes de asientos, podrá tomar además cuántos números quiera por el precio de 6 [sic] rs. vn. cada una.
Los señores socios tendrán un asiento gratis en la línea de la línea izquierda y podrán recoger sus billetes en la secretaría de la sociedad.
Tanto los referidos socios como los individuos de la de fomento de la cría caballar de España, establecida en Madrid, tendrán derecho a entrar cuando gusten en el gran palco destinado para la presidencia.
El despacho de billetes para las carreras de ambos días estará situado desde el domingo 16 de agosto hasta las dos de la tarde de los días 18 y 19, en el establecimiento de géneros de moda de D. José Quesada, calle Ancha. Y desde la tres de la tarde de los días de las carreras estará abierto otro despacho en la casilla llamada de los Guardas, situada en el paseo de la Calzada. Sanlúcar de Barrameda, 20 de julio de 1846.
Gaceta de Madrid núm. 4338, de 31/07/1846
Nota: Las negritas son nuestras

2 comentarios:

  1. He leido la publicación y me ha parecido muy apropiada para documentar un guión de largometraje que estoy escribiendo, referente a la participación del protagonista de la historia en una carrera en Sanlúcar. Muchas gracias a Ana Gómez Díaz-Franzón y a la Sociedad de Caballos de Sanlúcar de Barrameda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Manuel:

      Me alegra que estas antiguas crónicas, extraídas de la Gaceta de Madrid, te sean de utilidad. Como habrás podido comprobar, pertenecen al año siguiente de crearse la Sociedad de Sanlúcar. Es decir, que así se celebraban las primeras carreras, bastante diferentes a las actuales, aunque todavía se mantienen algunos elementos.

      No se si conoces o si te vendría bien consultar dos publicaciones que existen sobre las carreras de Sanlúcar. Te paso las referencias por si acaso:

      GARCÍA RODRÍGUEZ, José Carlos: Las carreras de caballos de Sanlúcar de Barrameda. Sanlúcar de Barrameda: Pequeñas Ideas, 2001

      PÉREZ DEL PRADO, Santiago (1987): Sombras del XIX. Cuadernos de Sanlúcar, nº 4. Sanlúcar: Ayuntamiento de Sanlúcar de Barrameda, 1987 (trata aspectos históricos y sociológicos)

      También hay algunos artículos sueltos y referencias en otros libros.

      Suerte con tu proyecto y, por favor, mantednos informados de su marcha.

      Saludos.

      Eliminar