martes, 16 de diciembre de 2014

Sanlúcar de Barrameda durante la Guerra de la Independencia (1808-1814), de Salvador Daza Palacios

Presentación del libro Sanlúcar de Barrameda durante la Guerra de la Independencia (1808-1814), de Salvador Daza Palacios.




El pasado 13 de diciembre tuvo el placer de presentar el nuevo libro del músico e historiador Salvador Daza Palacios, titulado Sanlúcar de Barrameda durante la Guerra de la Independencia (1808-1814), publicado por Ediciones Ulises con la colaboración de la Diputación Provincial de Cádiz.
El acto, organizado por la Librería Fórum, tuvo lugar en el salón del colegio La Salle-San Francisco y se cerró con una espléndida intervención del joven guitarrista Carlos Pérez Álvarez.
Han colaborado Carmen Álvarez Marín, directora de Sanlucardearrameda.tv, y Bodegas Delgado Zuleta.

Video y fotografías de Carmen Álvarez


_____







Texto de presentación

En primer lugar quiero agradecer a Salvador Daza que haya confiado en mí para presentar su última obra, a la Librería Fórum por organizar este acto y a todos ustedes por su asistencia. Aunque en principio me sorprendió la invitación de Salvador, no tardé dos minutos en aceptar. Pues para mi es una verdadera satisfacción y un gran honor el que me hace, además de resultarme una tarea bien fácil. Y es fácil porque conozco a Salvador desde hace casi treinta años. En este tiempo he tenido la suerte de contarlo entre mis amigos, y de compartir con él muchas vivencias como compañeros y como colegas. Pero también es tarea fácil porque este libro que hoy presentamos es una excelente historia de la época de la Guerra de la Independencia en Sanlúcar, es una certera radiografía capazmente interpretada, que he leído con avidez y curiosidad.
Permítanme detenerme un poco en el autor, porque creo que es interesante conocer quién está detrás de un gran libro como éste. Quien se lleva horas y horas en los archivos y en casa, delante del ordenador, construyendo nuestra historia a partir de una pléyade de documentos originales. Aunque casi todos los que estáis aquí ya conocéis a Salvador Daza, creo que no está de más recordar que es una persona dotada de una extraordinaria inteligencia y una enorme capacidad de trabajo. Pero además estas virtudes se completan con que Salvador es un hombre comprometido y coherente con sus ideas, fiel a sus principios éticos, íntegro y honesto, con un alto sentido de la justicia, cualidades tan raras en estos tiempos de veleidades, que producen en mí una grata admiración.
Humanista y polifacético, Salvador es músico por vocación y profesión. Ha tocado todas las facetas de la música, como compositor, intérprete y profesor, habiendo desarrollado sus tareas docentes como catedrático del Conservatorio de Sevilla y en la actualidad en el Conservatorio de Jerez.
Como historiador, también vocacional, Salvador está doctorado por la Universidad de Sevilla, y ha publicado varios libros y numerosos artículos. Entre sus obras, asociadas a la Historia de la Música, debo destacar “Música y Sociedad en Sanlúcar de Barrameda (1600-1975)”, Historia de la Banda Municipal de Música o la historia de Juventudes Musicales en Sanlúcar. Los contenidos de estos trabajos superan ampliamente sus respectivos títulos, pues el principal asunto musical ha sido investigado en un amplio contexto socio-histórico, por lo que estas obras resultan ser además ricas fuentes de conocimiento sobre otros muchos aspectos de la ciudad.
Pero su labor investigadora ha traspasado del mero territorio musical y sanluqueño. En colaboración con María Regla Prieto, ha realizado varias publicaciones por las que ambos autores se han especializado en el sugestivo tema histórico-judicial de los procesos criminales seguidos por la justicia a ciertos clérigos en España y América por los asesinatos cometidos entre los siglos XVI y XIX. Son ya cuatro los volúmenes publicados hasta la fecha sobre este tema. Son unos verdaderos expertos.
Aún le queda tiempo a Salvador para cumplir con sus compromisos éticos respecto a la ciudad de Sanlúcar, como buen sanluqueño que ama profundamente su ciudad. Destacado activista cultural, nuestro autor es un defensor a ultranza del Patrimonio Histórico de Sanlúcar, al que ha dedicado numerosos artículos en prensa, y nunca falta en aquellas manifestaciones y actos organizados en defensa del Patrimonio, siempre está allí, entre la gente, como uno más, haciendo ver y oír su descontento ante las nefastas políticas culturales de los sucesivos Ayuntamientos. Sería deseable ver por allí, sobre el terreno, a otros historiadores relacionados con el Patrimonio de la ciudad.