sábado, 27 de abril de 2013

Protagonistas en la Sanlúcar de los años 80 (II). Gonzalo Martínez Sadoc. Pregonero del Carnaval-87



En esta sección recupero una serie de entrevistas, realizadas entre 1987 y 1989, a destacadas personas de la cultura, la sociedad y la política en Sanlúcar de Barrameda. Publicadas en el periodico El Semanal
.


El Semanal, 12 de marzo de 1987



Gonzalo Martínez Sadoc. Pregonero del Carnaval-87

 

 
El poeta sanluqueño, en su pregón, habló de los orígenes del Carnaval, comparó los rincones más típicos sanluqueños y a sus gentes con los de la Grecia clásica, haciendo una referencia constante a la mitología, a sus dioses y héroes, y por último recordó, ayudándose de múltiples anécdotas, el carnaval de Sanlúcar, allá por los años veinte y treinta.

¿Qué significado tiene la poesía para Gonzalo Martínez Sadoc?

- “La poesía es un reflejo de los sentimientos que uno ha acumulado durante muchos años y que procura expresarlo, mediante versos, de la manera más bella posible, para satisfacción propia y para satisfacción de la gente que ama la poesía".

Martínez Sadoc, en su texto pregonado, hizo constantes alusiones a la mujer, siempre cantando líricamente la hermosura de sus formas y su intrínseca feminidad, porque el lema principal de su poesía “es la belleza en general, pero mi musa principal es la mujer y el amor".

Su vocación literaria le llega muy temprano: "Ya a los doce o trece años comienzo a hacer versitos a los compañeros metiéndome con ellos, comentando algunos sucesos, etc. Más tarde, en el bachillerato me atrae profundamente la poética y comienzo a leer a los clásicos que más han influido en mi poesía, como a Lope de Vega, Calderón, Quevedo y Espronceda". De entre los poetas modernos, Sadoc destaca a García Lorca, a los hermanos Machado, pero sobre todo a Miguel Hernández "al que le tengo un cariño especial, porque me parece que fue un poeta que se frustró muy pronto, pero que podía haber llegado muy alto en el ámbito de la poesía española y mundial".

Tras la guerra, Gonzalo se autoexilia primero a Francia y luego a México, donde va a vivir treinta y un años: "Yo conocía lo que estaba ocurriendo en Sanlúcar. Habían fusilado a muchos amigos míos, que yo estimaba, que eran inocentes y que no tenían más delito que el de haber pertenecido a una agrupación política. Ante estos hechos preferí correr los riesgos del exilio, porque decidí pasar malos tiempos, pero con la esperanza de que vinieran tiempos mejores, como así ha sucedido".

Y estos tiempos mejores llegaron para el poeta en el año 1968, cuando viene a Sanlúcar sólo para hacer una visita, pero "el recibimiento tan cariñoso que me hicieron me hizo ver que, a pesar de los años transcurridos, se acordaban de mí y me recordaban con cariño, por lo que tomé la decisión de regresar, y en el año 1970 vuelvo definitivamente a España con toda mi familia".

lunes, 15 de abril de 2013

Protagonistas en la Sanlúcar de los años 80 (I) La Sallago: un mito del cante.




En esta sección recupero una serie de entrevistas, realizadas entre 1987 y 1989, a destacadas personas de la cultura, la sociedad y la política en Sanlúcar de Barrameda. Publicadas en el periodico El Semanal.

El Semanal, 10 de abril de 1987



La Sallago: un mito del cante



Foto: Mariqui Romero
 
“Hay que amarrarse los cordones de los zapatos pa cantar con La Sallago”, dijo Caracol de la Soraya, como él la llamaba”. De él dice Encarnación que es lo más grande y que “no se le ha hecho justicia".
Grande era Caracol y grande es Encamación Marín "La Sallago", porque en los círculos del cante se cuenta con ella, para que forme parte de esos pocos "grandes" del flamenco español. "Ahora me están llamando de todos los sitios", pero La Sallago ya no va a todos porque está cansada, porque son ya 69 años de vida, sentimiento y desengaño, porque ahora ya puede seleccionar y pasar de hacer "homenajes de balde". Porque ya no tiene los 29 años con que empezó a cantar en público "por todos lados, de balde y esmayaíta por una poquita de comida". Porque ella ya sabe que "la gente que yo creía que eran amigos y amigas me hicieron perrerías".
Nace en el Barrio, su Barrio, donde "vive la nobleza más grande del mundo. Que contestamos a destiempo... Que hacemos cosas a destiempo... pero allí todo corazón es bueno". Y se cría "a marcha", pero con mucha alegría, escuchando el compás de su madre y el de su padre también, aunque no lo conoció: "En mi casa cuanta más hambre teníamos y más fatigas, mas compás teníamos. Y mi madre nos decía: No pedid limosna. A vender pescaíto. Y tú a vender esas galeras". Y la gente preguntaba ¿Qué pasa en casa de La Sallago? Y es que la madre de Encarnación, con ella y sus hermanos estaban cantando. 
Acaba de volver de Madrid, de actuar junto a los mejores del cante. El viernes pasado le tocó a Sanlúcar, después de muchos años de no escuchar su garganta. Y la Peña "Puerto Lucero" se abarrotó de gente para oir a la Sallago y a "Ramito". Le aplaudieron, se emocionaron, le gritaron: ¡Ole Sallago! ¡Venga, Encamación, qué tú eres la mejor! Ella llegó sola, desapercibida, pequeñita, con mucha fuerza. 
El sentimiento interpretado, el dolor hacia fuera, las alegrías más hondas. ¿Cómo se hace este cante Encamación? -"Yo canto mi historia, mis cosas, lo mío, mis tristezas y mis disgustos, mis contratiempos, esas puñalás que se da la familia sin saber por qué. Esas cosas las digo yo cantando. Nunca canto lo que me digan o lo que me escriben, sino que me voy inventando, la letra y la música, porque si yo canto lo que cantó Caracol, que es para mí el primero, o lo que cantó Mairena, que es jamón serrano, o lo que canta la Paquera o la Niña de los Peines, que es la más grande, pues entonces no soy La Sallago".