miércoles, 21 de diciembre de 2011

Una tradicional Ruta del Mosto


Es tiempo de mosto. Este año se celebra en Sanlúcar la IV Ruta del Mosto, organizada por el Ayuntamiento. Este evento está contando con una buena aceptación por parte del público y de los establecimientos que participan. Pero estas rutas cuentan con un notable antecedente.
Hace más de veinte años, en 1988, el periódico El Semanal publicó La Ruta del Mosto en Sanlúcar que ahora rescato en este blog por su evidente valor antropológico, a pesar de su modesta edición. En el itinerario se incluyeron quince despachos de mosto abiertos por entonces en la ciudad. Algunos han desaparecido, pero otros permanecen aún en activo.
Esta ruta se editó con la colaboración de la Asociación de Cultura Andaluza Plailla la Red y sus objetivos fueron difundir y promocionar esta importante parcela de la cultura vinícola sanluqueña desde la perspeciva turístico-cultural, así como fomentar el encuentro humano en estos significativos espacios de sociabilidad.
Para su elaboración, se diseñó una ficha-tipo donde se recogieron los principales elementos y aspectos de cada despacho de mosto: ubicación, tipo de local, decoración, variedad de tapas, bebidas más características y otras particularidades de cada establecimiento. Además, se incluyó un plano señalando la situación de cada mosto. La atractiva portada fue una creación de Pielfort.
Los redactores fueron Luis de la Rosa, director de El Semanal, Ana Gómez, perteneciente también a este periódico y Ascensión Pizarro, técnico de la Oficina Municipal de Turismo, que tanto contribuyó a la constitución de aquella primera Oficina, llevando a cabo destacadas iniciativas turísticas.
Como ahora, aquella Ruta del Mosto se convirtió en otra forma de pasear y conocer Sanlúcar.


Ruta Del Mosto 2


sábado, 10 de diciembre de 2011

La plaza de toros de Sanlúcar de Barrameda. Construcción e inauguración.

Artículo publicado en Sanlúcar de Barrameda, nº 36 (2000), con motivo de la conmemoración del I Centenario del coso sanluqueño.


Las fiestas de toros están documentadas en Sanlúcar desde el siglo XVI, cuando ya destacaban los Spíndola por poseer buenas ganaderías de toros bravos en el término sanluqueño. Los festejos se celebraban entonces con regularidad en la plaza Alta y en la plaza de la Ribera (plaza del Cabildo). Tras las prohibiciones del siglo XVIII, la fiesta cobró nuevo auge, construyéndose varios ruedos de madera que, con carácter efímero, se instalaron en diferentes lugares de la ciudad, como en El Palmar de San Sebastián, patio de armas del castillo de Santiago, huerta de Santo Domingo o el antiguo convento de San Francisco (1).
Las dos últimas plazas sanluqueñas, anteriores a la actual, fueron la inaugurada el 11 de mayo de 1884, denominada “La Victoria”, que estaba ubicada en la calle Molinillos, la cual era de forma circular y estaba realizada en madera de pino. Al desaparecer ésta hubo otro coso efímero en la calle Alcoba, construido por los industriales y aficionados sanluqueños Agustín Vichera y Antonio Dorado, que fue inaugurado en 1898.

Un sitio prodigioso
Como ubicación para la nueva plaza de toros se eligió un paraje emblemático en las afueras de la ciudad, situado en el camino del puerto de Bonanza, en sitio muy próximo al campo de San Francisco el Viejo, donde ya estuvo otra plaza de toros de madera entre los años finales del siglo XVIII y principios del XIX. Se trata de un lugar situado debajo de la barranca natural, que divide longitudinalmente la ciudad histórica, quedando arriba el llamado Alto de las Cuevas.
Muy cercanos se encontraban entonces los jardines de El Pino -desaparecidos-, cuya creación databa del siglo XVIII y se denominaba como tal por aludir al pino que se dice fue plantado por el propio San Diego, en 1449, en esta zona aledaña al primitivo convento franciscano de Sanlúcar y muy próximo a la ermita de San Diego. A los piñones que daban estos pinos se atribuyeron propiedades curativas y milagrosas, asegurándose que habían sanado a numerosas personas de las fiebres provocadas por las terribles epidemias de la época. También al Hospicio de los Canarios, integrado en aquel antiguo convento de San Francisco el Viejo, se le llamó Ntra. Sra. del  Pino, al igual que al barrio que había surgido en sus proximida­des, donde existía una fuente y varios manantiales. El entorno se completaba con fértiles huertas y una amplia arboleda de álamos negros, actualmente desapareci­das ante el avance del proceso urbanizador, de forma que hoy la plaza de toros ha quedado plenamente integrada en la trama urbana de la ciudad.
En este "prodigioso" espacio se edificó, en 1900, la actual plaza de toros, gracias a la iniciativa y gestiones llevadas a cabo por una Socie­dad constituida para tal objeto, siguiéndose una fórmula muy habitual en la época para la edifi­cación de plazas de toros en otras muchas ciudades españo­las. Esta agrupación de aficiona­dos taurinos de Sanlúcar se denominó Sociedad Anónima Plaza de Toros, estando ocupa­da la presidencia de su comisión ejecutiva por el sanluqueño José Hidalgo Colom.

domingo, 4 de diciembre de 2011

Presentado el libro Arquitectura del veraneo y su época en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), 1900-1950

En la noche del pasado viernes, día 2 de diciembre, tuvo lugar la presentación del libro Arquitectura del veraneo y su época en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), 1900-1950, de Ana Gómez Díaz-Franzón, que estuvo a cargo de Víctor Pérez Escolano, arquitecto y catedrático de la E.T.S. de Arquitectura de Sevilla; y se celebró en el Salón Don Benigno de Bodegas Barbadillo. 
Abrió el acto Manuel Díaz Prieto, Presidente de A.S.E.H.A., cuya asociación cultural ha editado este trabajo de investigación con el patrocinio de la Fundación Barrero Pérez y Hnos. Romero Tallafigo.
Durante su disertación, el profesor Pérez Escolano se refirió al carácter de referente turístico que tuvo Sanlúcar, desde el siglo XIX, como ciudad-balneario de litoral en el sur de España, en paralelo a las ciudades norteñas de San Sebastián y Santander. También destacó la importancia del conjunto de edificios recogidos en la obra, que trasciende lo meramente local, para formar parte de la historia de la arquitectura andaluza y española. Asimismo, Pérez Escolano aludió a la conveniencia de incluir buena parte de los edificios comprendidos en esta publicación en el Registro de la Arquitectura Contemporánea de Andalucía, cuya base de datos recopila información sobre el patrimonio arquitectónico contemporáneo del siglo XX de Andalucía.

Por su parte, Ana Gómez desglosó el contenido del libro, cuyos varios capítulos abordan la época tratada, mediante una exposición de las principales recursos económicos que tenía Sanlúcar hacia 1900, así como la situación en que se hallaban los transportes y comunicaciones, la educación, sanidad, beneficencia o la política. Asimismo, en la publicación se plasman los atractivos turísticos que la ciudad ofrecía  a los veraneantes -suavidad climática, baños de mar, aguas medicinales, hoteles y restaurantes, instalaciones recreativas, fiestas y espectáculos-, al que sigue una descripción de los ensanches y reformas urbanas acometidas durante el primer tercio del siglo XX.
La segunda parte del libro se centra en la evolución del proceso constructivo de los hoteles veraniegos y ofrece una catalogación de casi setenta edificios erigidos en la época. Por último, la autora agradeció a numerosas personas y entidades sus respectivas contribuciones a esta publicación.

Acto de presentación. Foto: Carmen Álvarez
Tras unas palabras de José Luis Barrero Jiménez, Presidente de la Fundación Barrero Pérez, cerró el acto Manuel Barbadillo Eyzaguirre, Presidente del Consejo de Administración de Bodegas Barbadillo. Finalizada la presentación, el público asistente degustó unas copas de manzanilla.




Intervención (parcial) de Víctor Pérez Escolano.


Intervención (parcial) de Ana Gómez.


viernes, 25 de noviembre de 2011

Próxima presentación del libro Arquitectura del veraneo y su época en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), 1900-1950


El próximo viernes, día 2 de diciembre de 2011, tendrá lugar la presentación del libro Arquitectura del veraneo y su época en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), 1900-1950, de Ana Gómez Díaz-Franzón.

La presentación correrá a cargo de Víctor Pérez Escolano, arquitecto y catedrático de la E.T.S. de Arquitectura de Sevilla.

La obra ha sido editada por A.S.E.H.A. (Asociación Sanluqueña de Encuentros con la Historia y el Arte) y el acto se celebrará en el Salón Don Benigno de Bodegas Barbadillo, a las 20.00 h.


Esta publicación aborda el análisis, histórico y estilístico, de unos setenta edificios, pertenecientes a la arquitectura civil doméstica, que fueron construidos durante la primera mitad del siglo XX, cuando Sanlúcar se había convertido en una de las principales ciudades-balneario del litoral español. En su mayoría, son residencias veraniegas, denominadas entonces hoteles o villas de recreo, que fueron erigidas por sanluqueños y veraneantes en las zonas recién ensanchadas del paseo de la Calzada y las actuales avenidas de Bajo de Guía y las Piletas; en la playa de La Jara y en el centro urbano.
En conjunto, estos edificios se adhieren a los diversos estilos imperantes en aquellos años, desde el neomudéjar historicista al racionalismo, pasando por el modernismo, anglicismo o regionalismo. Fueron proyectados por destacados arquitectos de la época, como Aníbal González, Vicente Traver, Talavera y Heredia, hermanos Gómez Millán, Antonio Arévalo, Álvarez-Reyero, Smith Ibarra o Sánchez Esteve, entre otros.
Esta catalogación se encuentra precedida de varios capítulos dedicados a las principales fuentes de riqueza de la economía sanluqueña –incluido el veraneo-, los transportes y comunicaciones, la situación que se vivía en los ámbitos de la educación, la sanidad, la beneficencia o la política de aquellos años, reservándose un apartado especial a los veraneantes, como elemento dinamizador de la vida social y económica de la ciudad. Otro capítulo se ocupa de los atractivos turísticos, que ofrecía Sanlúcar a su colonia veraniega –suavidad climática, baños de mar en sus playas, manantiales de aguas medicinales, hoteles y restaurantes, instalaciones recreativas, fiestas y espectáculos-, al que sigue una descripción de las más sustanciales reformas urbanas acometidas en la ciudad durante el primer tercio del siglo XX. En todos estos apartados se ha procurado prestar una especial atención a los proyectos arquitectónicos relacionados con cada ámbito.
El libro se cierra con unos anexos donde se relacionan todos los arquitectos documentados, junto a sus obras y proyectos, además de un índice onomástico final.



lunes, 21 de noviembre de 2011

Digitalizada parte de las fotografías originales del Catálogo Monumental de la Provincia de Cádiz, de Romero de Torres.

El Ministerio de Cultura y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han culminado el proyecto de investigación, conservación, digitalización y difusión del Catálogo Monumental de España. El Instituto del Patrimonio Cultural de España ha restaurado y digitalizado el centenar y medio de volúmenes en los que, a lo largo de la primera mitad del siglo XX (1900-1961), se inventariaron los monumentos artísticos y arqueológicos más significativos de gran parte de las provincias españolas. Aunque no llegó a completarse, este Catálogo está considerado como la empresa colectiva más importante realizada en la España contemporánea para estimular el conocimiento de su patrimonio cultural.
En el Catálogo digitalizado se incluyen ocho volúmenes de fotografías originales, con notas manuscritas, correspondientes al Catálogo Monumental la Provincia de Cádiz, faltando los tres volúmenes de los textos. El Catálogo gaditano se inició en 1907 y estuvo a cargo de Enrique Romero de Torres. Fue publicado en 1934, en dos volúmenes, uno de texto y otro de fotografías. Desde entonces ha sido una fuente historiográfica fundamental para conocer el patrimonio cultural y artístico de la provincia de Cádiz.
Las fotografías correspondientes a Sanlúcar de Barrameda (Vol. III; págs. 40-60), que se pueden consultar en este fondo digital, no son todas las que se publicaron en 1934, si bien existen algunas de gran interés por haber desaparecido las obras reproducidas, como la cabeza romana encontrada en la casa de Víctor Ojeda Collety (farmacéutico que tenía su botica donde actualmente está la Farmacia de Barbadillo, en la calle Santo Domingo); la renacentista sillería coral de la iglesia de Santo Domingo (vendida), el retablo mayor de la iglesia de la Merced o el bajorrelieve de barro esmaltado de la Virgen y el Niño (siglo XV), obra de Luca de la Robbia, que ornaba el frente de la escalera de la casa llamada “de Pepita Tudó”, en el Barrio  Alto, y que también fue vendido a un anticuario de París, entre otras obras de interés.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Antonio Jaén Morente y la Exposición Iberoamericana de Sevilla

Por Manuel Toribio García


  
El historiador y político cordobés iba a encontrar en la muestra hispalense del 29 la oportunidad de dar rienda suelta a muchas de sus ideas tanto sobre su ciudad natal, Córdoba, como de la urbe en la que en esos momentos estaba desarrollando su vida profesional como catedrático de Geografía e Historia del Instituto  Nacional de Segunda Enseñanza de Sevilla desde que se trasladó al mismo en 1921.


   Entre Córdoba y Sevilla, con alguna que otra escapada a Madrid, transcurriría la trayectoria de don Antonio en la década de los años 20. Su actividad es como siempre, frenética; en 1921 pronuncia el discurso ”Patria, Fe, Amor y Raza” en los Juegos florales organizados por la Sociedad económica de Amigos del País de Córdoba y al año siguiente publica “Resumen de la historia de Córdoba” (primera edición de “Historia de Córdoba”) para lo que conseguirá estar durante parte del curso como profesor de la Escuela Normal de magisterio de Madrid al objeto de documentarse en las bibliotecas y archivos de la capital. Se trata de una obra dedicada la Real Academia de Córdoba con el objetivo de hacer  una pequeña historia de la “civilización cordobesa” siguiendo los esquemas de su maestro Rafael Altamira.
   También en l922 publica el texto de una conferencia titulada “El problema artístico de Córdoba”, folleto de 23 páginas que reproduce su intervención a fines del año anterior en el Círculo mercantil  y supone una crítica a la labor del Ayuntamiento y otras instituciones  en la defensa del patrimonio artístico local, un auténtico alegato conservacionista (1) y es en  este texto donde por primera vez alude a la Exposición Iberoamericana de Sevilla y a las expectativas de reactivación del turismo cultural al calor de la misma criticando que hasta el momento nada se había hecho en Córdoba mientras que en Sevilla estaba comenzando a fraguarse el proyecto.

   Para los políticos cordobeses la Exposición no iba a pasar inadvertida y así el que estaba llamado a ser máximo protagonista de la misma como Comisario Regio, el cordobés José Cruz Conde en su etapa de Alcalde de la ciudad la considera como una magnífica plataforma para potenciarla.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Las casas de cargadores a Indias en Sanlúcar de Barrameda.

Casa de la familia de la Piedra (XVIII)
 
Artículo publicado en las Actas del Encuentro Sanlúcar de Barrameda en la corriente de la Ilustración, en 1995. Texto revisado. Se incluye Anexo con los nombres de los cargadores a Indias en el siglo XVIII.

Muchas de estas casonas de cargadores han desaparecido y otras tantas han sido reconvertidas en casas de pisos, hoteles o destinadas a otros usos. Aún quedan unos pocos y extraordinarios ejemplares que se conservan prácticamente en su estado original (Moreda o Manjón en plaza del Pradillo, Ledesma en calle Carmen Viejo, González de Ceballos en calle Mar, Pastrana, actual de Terán, actual de Barbadillo (las tres en calle Santo Domingo), actual de Hernández en calle Bolsa, entre otras.

Desde el punto de vista arquitectónico el panorama san­luqueño del siglo XVIII resulta bastante enriquecedor. Durante esta centuria se construyen todavía importantes edificios religiosos y públi­cos -San Francisco, iglesia de San Agustín, Ntra. Sra. de los Desampa­rados, Ayuntamiento, Casa de la Cilla, Pósito, etc.-, pero será sobre todo la arquitectura civil residencial la que obtendrá la supremacía, especialmente durante la segunda mitad del siglo. La mayoría de estas casonas dieciochescas fueron edificadas por los cargadores a Indias residentes en Sanlúcar. Entre todas componen  hoy esa imagen majestuosa y señorial que ofrece la ciudad.

Sanlúcar de Barrameda a mediados del siglo XVIII
A pesar de los perjuicios que pudo ocasionar a la actividad portuaria de Sanlúcar el traslado de la Casa de la Contratación desde Sevilla a Cádiz en 1717, la ciudad seguirá siendo la población más numerosa de la provincia, tras Cádiz y Jerez, con sus 20.000 habitantes a finales del siglo. Y aunque, cuantitativamente, su principal actividad económica es la agricultura, no se puede hablar de decadencia comercial pues cualitativamente los mayores beneficios económicos se obtienen  del comercio y la industria, con un 70% del producto bruto final, mientras que el sector agropecuario solo contribuirá con el 29 por ciento.
En esta superioridad de la actividad mercantil debieron de influir una serie de factores generales, como la recuperación económica internacional tras la crisis del XVII; el gran impulso que cobró el comercio durante el reinado de Carlos III; así como el reforzamiento de las relaciones con América. Particularmente Sanlúcar también se vio favorecida por otros hechos, como el mantenimiento, aunque irregular, de los derechos de Aduana; su actuación como puerto complementario del gaditano; y las repercusiones del Reglamento del Consulado de 1729.
En este Reglamento se otorga un tratamiento de preferencia a la ciudad de Sanlúcar, junto a Cádiz, Sevilla y El Puerto de Santa María, al estipular que los comerciantes matriculados en la Carrera de Indias solo podrían residir en estas cuatro ciudades. Además se nombra a Sanlúcar en 1743 como lugar de celebración de las elecciones del Con­sulado de Cádiz cuyos cargos -cónsules y posteriormente priores- llegaron a ocupar sanluqueños como José García Poedo, Pedro González de Cevallos, Juan de Rosas y Céspedes y Félix Martínez de Espinosa. También la ciudad jugaría un relevante papel de arbitraje entre las dos grandes rivales: Sevilla y Cádiz.
Esta normativa favoreció que un nutrido grupo de cargado­res a Indias siguiera viviendo en Sanlúcar, aunque algunos de ellos se avencindaron en Cádiz, como Cristóbal y Jacinto Salvador de Arizón o Juan de Rosas, para vigilar sus negocios más de cerca, pero continuaron manteniendo su residencia principal en Sanlúcar.

Cargadores residentes en Sanlúcar
Debido a la capitalización obtenida por esta burguesía local, como producto del desarrollo de su actividad mercantil, tanto en los siglos anteriores como en el propio siglo XVIII, se observa en Sanlúcar un importante movimiento inversor en la edificación de fincas urbanas, sobre todo durante la segunda mitad de la centuria. Contrastando los datos que ofrecen las dos relaciones de cargadores a Indias -publicadas por Ruíz Rivera (véase Anexo)-, registrados en el Libro de Matrícula del Consulado de Cádiz -en la primera (1730-1742) no se especifica el lugar de procedencia, mientras que en la segunda (1743-1823) se inscriben 71 cargadores sanluqueños-, los cuales se suman a los localizados en los Libros de Fincas e Industria del Catastro del Marqués de la Ensenada, donde se han podido identificar a 31 sanluqueños reseñados en el Libro de Matrícula, además de otros 36 cargadores que no se hallaban inscritos en el Consulado, pero que aparecen censados en el Catastro de la Ensenada como cargadores a Indias. Así, se ha contabilizado un total de 107 cargadores residentes en Sanlúcar durante el siglo XVIII, cantidad aún provisional que podría ampliarse en futuras investigaciones.

martes, 1 de noviembre de 2011

Ilustración gráfica en Sanlúcar de Barrameda (1900-1935) Carteles, programas y guías del verano

Artículo publicado en Sanlúcar de Barrameda, nº 33. Sanlúcar, 1997.


 
Cartel Fiestas Veraniegas de Sanlúcar, 1927. Fragmento.
 
Al emprender el análisis del origen y evolución de la ilustración gráfica en Sanlúcar nos encontramos con dos considerables limitaciones: el escaso número de obras conservadas y su dispersión entre diferentes archivos y coleccionistas. Tales circunstancias dificultan la reagrupación de estas muestras de cara a posibilitar su estudio. No obstante, intentaremos aproximarnos a esta realidad estética sanluqueña a través de las piezas localizadas hasta el momento.
 
La falta de conservación de estos productos artísticos se debe primordialmente al carácter efímero de su mensaje, pues lo habitual era desechar estos carteles y programas tras haber cumplido su principal función informativa de anunciar los festejos cada temporada veraniega. También ha influido en su desaparición la escasa valoración que se ha otorgado a las artes gráficas, consideradas durante décadas como una especialidad artística de segundo orden en base a su carácter múltiple. Afortunadamente, esta concepción ha cambiado en los últimos años, reconociéndose hoy el valor estético y de documento histórico que poseen estas "publicaciones menores"[1], así como la importante función social[2] que cumplieron en sus orígenes como principales vehículos en la difusión y democratización de las formas artísticas.
 
Cuando hacia 1890 se generaliza en España la aplicación al cartel de la cromolitografía[3] --que permitía imprimir y seriar un original de gran tamaño en varios colores--, este procedimiento, unido a las incipientes técnicas publicitarias, encuentran en Sanlúcar un ambiente muy propicio para su incorporación. La ciudad experimentaba una fase de alza económica motivada por el auge que adquirieron dos de sus tradicionales recursos: la playa, como generadora de la moderna industria turística; y la actividad vitivinícola. Por tanto, la ilustración gráfica hace una temprana aparición en Sanlúcar estando determinada por la promoción publicitaria de estos productos: estación veraniega y vinos.
 
Gran parte de los mensajes publicitarios utilizados para difundir estos recursos se sirvieron, como medio de expresión, de la ilustración gráfica sobre el soporte del papel impreso, distinguiéndose algunas variantes según la función y especificidad de los productos editados: cartelería (en sus tres vertientes de cartel festivo, taurino y comercial); portadas de los programas de mano de las fiestas; portadas de las guías turísticas; y etiquetado vinatero.
 
Por cuestiones de espacio, en esta ocasión nos ocuparemos exclusivamente de la producción gráfica de carácter festivo-veraniego, tanto institucional como privada, dejando para otro momento el análisis de la ilustración comercial propiamente vinatera. Nos centraremos en el primer tercio del siglo XX (1900-1935) por pertenecer al año 1900 el primer cartel festivo localizado de Sanlúcar, marcando esta pieza el inicio del período; y porque la guerra civil truncará la línea de continuidad y homogeneidad estética que venía caracterizando a la producción gráfica sanluqueña hasta 1935. Tras el conflicto bélico se produce un empobrecimiento general de las artes gráficas, que se verán parcialmente revitalizadas en la década de los años cuarenta, pero ya con unos códigos formales e iconográficos diferentes.
 
El análisis de los componentes que articulan los mensajes publicitarios, implícitos en estas ediciones ilustradas de Sanlúcar, así como el estudio de las condiciones sociohistóricas que los produjeron y las características del grupo destinatario, nos ayudarán a completar la configuración socioeconómica y cultural de la ciudad durante el primer tercio de nuestro siglo. A través de esta obra gráfica podemos conocer desde los intereses políticos y económicos del Ayuntamiento y editores, como principales emisores de estos mensajes veraniegos, hasta las tendencias estéticas y publicitarias vigentes en la época. También asistimos al proceso de formalización y transmisión al exterior de una significativa imagen de Sanlúcar que, por más, fueron las primeras representaciones en color de la ciudad.

En la etapa de entresiglos Sanlúcar se había consolidado como un importante centro veraniego del sur de España, fenómeno que se inicia con la instalación de los duques de Montpensier en la ciudad (1850) para pasar las temporadas estivales[4]. Esta circunstancia originó la atracción a las playas sanluqueñas de un nutrido grupo de veraneantes pertenecientes a la nobleza y burguesía sevillana, jerezana, cordobesa y madrileña, que concurren cada verano para tomar los baños de mar con fines terapéuticos. Será este veraneante el principal receptor y consumidor de los primeros productos ilustrados de Sanlúcar.

miércoles, 19 de octubre de 2011

Aproximación a la arquitectura bodeguera. Del recoveco morisco al templo manzanillero

Artículo publicado en Sanlúcar de Barrameda, nº 30. Sanlúcar, 1994. Se ha respetado el texto original, pero se han introducido algunas actualizaciones (entre corchetes), puesto que algunas bodegas mencionadas han sido demolidas en los últimos años y otras han cambiado de propiedad.
 

Bodegas Barón. Foto: Bodegas Barón.
La imagen urbana de Sanlúcar de Barrameda ofrece un importante componente arquitectónico que se halla fuertemente integrado entre el resto de los edificios ciudadanos. Son las bodegas. Aparecen perfectamente ensartadas en la trama urbanística. Obedecen a la línea del callejero sin musitar su presencia. Sin embargo, son las elegantes protagonistas de esta ciudad y las que le otorgan el rango de ser uno de los principales núcleos de la Cultura del Vino bajoandaluza.
Las bodegas son edificios de carácter industrial destinados al almacenamiento y crianza del vino. Aunque esencialmente utilitarias, presentan unas características arquitectónicas y decorativas específicas. En base a ellas y a través del análisis de las bodegas que existen en Sanlúcar, se puede establecer una línea de evolución en el tiempo, definiendo una serie de tipologías diferenciales, desde las más pequeñas y antiguas, denominadas "moriscas", hasta las modernas superficies contemporáneas, pasando por las bodegas de las casas-palacio, las bodegas-granero o las grandes bodegas manzanilleras del siglo XIX. Este excelente catálogo ilustra una decisiva parte de la historia socioeconómica de la ciudad: la crianza y comercialización del vino sanluqueño.
Las bodegas de Sanlúcar son tan antiguas como la ciudad. Parece que los fenicios introdujeron la vid en esta zona y ya los romanos exportaban a Roma los vinos del Bajo Guadalquivir, por lo que desde aquellos tiempos remotos pudieron existir almacenes de vinos. Se ha constatado la existencia de bodegas árabes en Jerez, cuyo sistema constructivo fue heredado por las bodegas cristianas. El comercio del vino a gran escala, impulsado por el tráfico americano, y el descubrimiento de la "manzanilla" motivarán dos momentos significativos en la evolución de esta arquitectura, apareciendo entonces la bodega específicamente manzanillera que, evolucionada, ha llegado a nuestros días.

sábado, 15 de octubre de 2011

Formación de las nuevas barriadas del siglo XX en Sanlúcar de Barrameda

En el Estudio Social de los Barrios de Sanlúcar de Barrameda, publicado en 2003 por el Grupo Universitario de Investigación Social de la Escuela de Relaciones Laborales, Trabajo Social y Turismo de Jerez de la Frontera (GUIS), incluimos un capítulo donde se resume brevemente la evolución urbanística de Sanlúcar, centrándonos en la creación de las nuevas barriadas edificadas entre los años 40 y años 80 del siglo XX: cuarenta viviendas agrícolas en El Palmar (1943-48), barriadas de Los Ángeles (1958), Virgen del Carmen (1959-61), Jesús Nazareno (1961), San Lucas (1972), El Palomar (1974-89) y Huerta San Cayetano (1986-90).


 EVOLUCIÓN URBANÍSTICA DE SANLÚCAR DE BARRAMEDA
Barrio Alto y Zonas Sur- Suroeste
(Formación de las nuevas barriadas del siglo XX)

Sanlúcar de Barrameda se encuentra enclavada al suroeste de Andalucía y al noroeste de la provincia de Cádiz, en la desembocadura del Guadalquivir, cuyo río ha determinado gran parte de su devenir histórico. Desde la orilla izquierda, la ciudad se enfrenta al Parque Nacional de Doñana, que se prolonga hacia Sanlúcar en el pinar sagrado de La Algaida, en las húmedas marismas y blancas salinas, conformando parte del Parque Natural del Entorno de Doñana. En la actualidad, Sanlúcar cuenta con un término municipal de 165,29 Km y un censo poblacional de 61.088 habitantes. La ciudad disfruta del clima mediterráneo característico de la zona, cuyas temperaturas más extremas se ven aquí suavizadas por las frescas brisas del Atlántico.
El centro urbano se encuentra dividido longitudinalmente por una barranca natural, de unos 20 metros sobre el nivel del mar, que se extiende entre los extremos de La Jara y Bonanza, determinando el tejido urbano del centro histórico. Desde la antigüedad, manaban de este escarpe numerosos manantiales de aguas medicinales y ferruginosas, que además propiciaron el cultivo de ricas huertas en todo el cinturón periurbano de la ciudad.
Sanlúcar de Barrameda cuenta con una larga e interesante historia. Su actual configuración urbana es el resultado de las características físicas del territorio, de su trayectoria histórica y de las políticas urbanísticas de cada época.

lunes, 22 de agosto de 2011

Programa de las carreras de caballos de 1846 (y II)

Para el segundo día de carreras de aquel lejano verano de 1846, se programó un concurso de exhibición de tiros de caballlos y la Gran Carrera de caballos españoles, dotada con un primer premio de 6.000 reales, cuya elevada cuantía venía a coincidir con la otorgada por la Sociedad de Fomento de Cría Caballar de Madrid en las carreras organizadas tres años antes en la capital. En la misma carrera se concederían otros tres premios, según el orden de llegada, por un total de 3.500 reales. A ello había que agregar el premio sorteado entre los espectadores por valor de 1.000 reales.

Por otro lado, la sociedad sanluqueña cobró por la matriculación de cada caballo 100 reales; y por la asistencia al evento, en los diferentes sitios previstos para presenciar el espectáculo, 20 reales por persona y por cada caballo. No extraña, pues, que al corresponsal de una de las crónicas le pareciese elevado este precio de la entrada, si consideramos que por aquella época el salario de un jornalero era, aproximadamente, de seis reales diarios.

El modelo del reglamento y la organización de Sanlúcar fueron tomados de la sociedad madrileña. De hecho los miembros pertenecientes a la matritense tuvieron un tratamiento preferente en el hipódromo de Sanlúcar, al igual que los socios sanluqueños.

También resulta llamativo que la vestimenta de los jinetes debía ser "a la andaluza" y las bandas de música tocarían "aires nacionales". Se evidencia que el ambiente estaba imbuido del nacionalismo propio de la ideología liberal y del regionalismo andaluz, que cobrará gran fuerza en la segunda mitad del siglo XIX y principios del XX.

Cartel de las carreras de caballos, 2011
 
31 de julio de 1846

Carreras de caballos
Programa de las que se han de verificar por disposición de la sociedad de fomento de la cría caballar de Sanlúcar de Barrameda los días 18 y 19 de Agosto próximo.

Día 19 [de Agosto]. Exhibición de tiros de caballos.- A las once de la mañana, en el mismo sitio, y con arreglo a la exhibición del día anterior, se procederá a la de tiro de caballos, cuyo escrutinio y adjudicación de premios se hará también en la línea y en el establecimiento de ésta, así como la distribución del servicio será a las mismas horas que el precedente.
Los caballos se presentarán en pelo y con el quitipon puesto.
A las cuatro de la tarde, reunidas en las casas consistoriales las autoridades y demás comitiva que han de concurrir a las carreras, saldrá ésta en el orden del día anterior, llevando a la cabeza cinco batidores de la guardia civil, y cerrando la marcha un piquete de la misma arma.
Seguirán las autoridades principales de la provincia y locales con batidores, música y escolta de caballería; llegados a la línea, y distribuidos en sus respectivos puntos, se despejará ésta en diferente orden del día anterior, y principiará el paseo al paso de los caballos durante una hora, en cuyo tiempo se efectuará el escrutinio y adjudicación del premio que en este día dará la sociedad al mejor tiro de caballos que se presente en la línea.
El premio consistirá en una elegante bandeja de plata ovalada y grabada con inscripciones. Si al mérito del tiro acompaña su instrucción e igualdad, hija de la buena dirección del tronquista que lo dirige, la sociedad premiará a éste con una bonita petaca de plata labrada.
Tanto éste, como los demás premios por exhibición, serán acompañados de sus correspondientes certificados, que expedirá la secretaría de la sociedad, y se publicará en la memoria que de estos actos se redactará.
Concluido este acto, entrará un piquete con su banda de cornetas al frente, a despejar la calle. Toda la fuerza de caballería, con batidores y música, se distribuirá y quedará formada en ala en toda la extensión de la línea de la izquierda para la conservación del orden.
Inmediatamente la banda de cornetas de este piquete, colocada al pie de la campana, tocará llamada para que se preparen los caballos que han de entrar en la línea a disputarse los premios destinados para esta carrera.
Gran carrera general de caballos españoles, premiada por la sociedad.- Para optar a los premios destinados en esta carrera, sólo se permitirán caballos españoles, y la sociedad premiará al vencedor con un talego de terciopelo carmesí con adornos de oro que contendrá 6.000 rs. vn. en plata.
Para estimular a los que preparen sus caballos con este objeto, y aumentar el número de premios, se adjudicarán a los tres caballos aproximados que se hayan distinguido en la carrera y por el orden de su llegada las cantidades siguientes:
Al 1º……….2.000 rs.
Al 2º……… 1.000 rs.
Al 3º……….. 500 rs.
Los caballos que deban disputarse esta carrera abonarán en el acto de matricularse 100 rs. vn.

viernes, 19 de agosto de 2011

Programa de las carreras de caballos de 1846 (I)

Tan sólo tres años después de celebrarse en Madrid las primeras carreras de caballos de España (1843),  el día 31 de julio de 1846 la Gaceta de Madrid publica el Programa de las carreras de caballos organizadas en  la playa de Sanlúcar de Barrameda, durante los días 18 y 19 de agosto, por la Sociedad de Fomento de Cría Caballar de Sanlúcar, que tenía como socio de honor al duque de Osuna, artífice de la carreras madrileñas. 

Transcribimos este programa en dos partes, una por cada día establecido. 

A través de la lectura de este extenso programa, podemos conocer el montaje del efímero hipódromo -pista y palcos- levantado en la playa, así como el tono militarista que caracterizó a aquellas primeras carreras de Sanlúcar.

El espectáculo incluía dos comitivas, de ida y vuelta desde al Ayuntamiento a la playa, ordenadas al milímetro, que recorría las principales calles de la ciudad y el paseo de la Calzada, para terminar en el balcón del Ayuntamiento (calle Ancha), donde se vociferaban los nombres de los caballos ganadores, se entregaban los galardones y se otorgaba otro premio de mil reales entre los asistentes al evento.

En el descriptivo programa se reseña el boato y la fastuosidad, propios de la época, que distinguieron las carreras de aquel año, así como el minucioso detallismo en la organización, donde no faltaba un constante acompañamiento musical, a cargo de varias agrupaciones y de la banda de clarines propia de la Sociedad.

El primer día de carreras se celebró un concurso de exhibición y carreras de guerra con apuestas.



Programa de las carreras de caballos, 1946

31 de julio de 1846
Como es altamente interesante para nuestro país todo lo que se refiere al fomento de la cría caballar, a la cual comienza a consagrarse una atención notable, creemos que nuestros lectores verán con gusto el programa de las carreras de Sanlúcar de Barrameda, que es otro indicio de la afición que se despierta a esos espectáculos tan útiles y provechosos que recientemente han protegido y premiado SS.MM. y el Gobierno.
Carreras de caballos
Programa de las que se han de verificar por disposición de la sociedad de fomento de la cría caballar de Sanlúcar de Barrameda los días 18 y 19 de Agosto próximo.
Día 18 de Agosto: a las once de la mañana, reunidos los señores que componen la junta directiva central, directivas de los diferentes pueblos de que consta la sociedad, en el gran patio del edificio de Santo Domingo, se abrirá el registro para rectificar las reseñas de los caballos, potros y yeguas matriculados que han de optar a los premios de exhibición y carrera, conforme al reglamento formado al efecto, cuyo acto será presidido por la autoridad competente, cerrándose a las dos de la tarde, hora en que finalizará la exhibición. La banda de música de la sociedad tocará durante este tiempo piezas escogidas.
Los señores socios, dueños de caballos y demás personas que deban concurrir a este acto, presentarán sus boletines personales, que recogerán con la debida anticipación en la secretaría de la sociedad.
Los caballos, potros y yeguas de exhibición deberán presentarse sin ninguna clase de adorno, y conducidos del diestro, exceptuándose los de escuela, que traerán la montura y brida a gusto de sus dueños; todos los que se presenten a la exhibición por la mañana tienen obligación á concurrir también por la tarde para la adjudicación de premios a la hora que se señale.
A las tres y media de la tarde se hallará situada en la playa de esta ciudad una línea de 800 varas de longitud y 40 de latitud, formada por una grada de tres varas de alto a su derecha; y a la izquierda otra de cómodos bancos con alzapiés para evitar la humedad del piso a los que la ocupen.
A distancia conveniente de estos asientos, habrá en ambos lados un barandal de madera, pintado de blanco, en cuya extensión se hallarán colocados simétricamente en astas, también pintadas, un considerable número de vistosas y variadas banderolas, marcando las extremidades de esta línea grandes banderas españolas, en cuyos puntos estarán colocadas las mesas de arranque y parada, preparadas con gusto y comodidad para el uso de los señores jueces.

miércoles, 17 de agosto de 2011

Curiosas crónicas de las Carreras de caballos de Sanlúcar en 1846 (y II) Otras fiestas y espectáculos del verano.


La segunda crónica, más sustanciosa que la anterior, sobre las carreras de caballos, celebradas en Sanlúcar de Barrameda en 1846, se refiere tanto a las carreras de Sanlúcar como a las carreras de caballos celebradas en El Puerto de Santa María aquel mismo verano.

En la comparación, pierde Sanlúcar, pues en opinión del hoy descocido autor de la crónica (Corr.), las carreras de Sanlúcar pecaron de pretenciosas y elitistas. Los parangones se extienden al resto de los espectáculos organizados aquel verano en ambas ciudades: bailes, funciones teatrales, toros, etc.

Programa de las Fiestas del verano de 1900

Sanlúcar, 22 de agosto
Una gran parte de los habitantes de esta ciudad y de los pueblos comarcanos ha estado estos días en continuo movimiento con motivo de las carreras de caballos y demás fiestas que han tenido lugar en el Puerto de Santa María y en Sanlúcar de Barrameda. Ambas poblaciones han procurado competir y distinguirse en la variedad y animación de los festejos con que han tratado de atraer y agasajar a los forasteros.
De las carreras de caballos diremos francamente que el público no ha quedado satisfecho. Por mucha que sea la utilidad de estos espectáculos, es necesario convenir en que ha de pasar mucho tiempo para que el gusto de ellos se aclimate entre nosotros. Es una costumbre estrangera, y como tal, necesariamente ha de costar trabajo hacerla popular en nuestro país. A las respectivas sociedades creadas para el fomento de la cría caballar corresponde perseverar uno y otro día en sus proyectos, a fin de proporcionar estímulos que contribuyan en lo sucesivo a dar mayor importancia de la que hoy tiene las carreras de caballos.

Curiosas crónicas de las Carreras de caballos de Sanlúcar en 1846 (I)

La sociedad de Carreras de Caballos de Sanlúcar de Barrameda se constituyó en 1845, celebrándose las primeras carreras el 31 de agosto del mismo año. Hoy las carreras en la playa es uno de los eventos más importantes de Sanlúcar y la provincia de Cádiz. Están declaradas de Interés Turístico Internacional y son las más antiguas de las que se celebran hoy en España.


Al año siguiente de la fundación de la Sociedad, en 1846, se celebraron las carreras en la playa, tal como estaba previsto en un denso Programa. El espectáculo deportivo y social obtuvo buenas críticas y otras menos afortunadas, que se publicaron en La Gaceta de Madrid aquel mismo verano. Transcribimos aquí la primera:

Programa de las Carreras de 1943


Sevilla, 21 de agosto
Hemos presenciado las carreras de caballos, que con ocasión de la Feria de Sanlúcar de Barrameda se proyectaron por la sociedad ecuestre de cría caballar, y tuvieron lugar los días 18 y 19. De ellas daremos detalles más circunstaciados otro día, contentándonos hoy con felicitar a los Sres. Socios, que con tanto celo se ocupan de los intereses de su país, de cuyos nombres haremos especial mención, y entretanto les daremos las más expresivas gracias en nuestro nombre y en el de la sociedad ecuestre de Sevilla, porque hemos sabido que muy previamente invitaron amistosamente a la misma, por medio de su presidente el Sr. marqués de Gandul, que no tuvo lugar de dar conocimiento a sus compañeros, y nos congratulamos del celo patriótico y desinteresado con que han sabido dar principio a una diversión fecunda en buenos resultados para los que se dedican a este ramo industrial.
El concurso ha sido numeroso, y lo más lucido de Jerez, el Puerto, Cádiz y Sevilla inundaba aquellas playas en que corrieron a porfía 15 de los 17 caballos anunciados, ganando a todos el premio consiguiente la jaca más lucida: la más agradable animación ha reinado en aquella ciudad, cuyo efecto duplicaba la ocasión de la feria y la asistencia al acto del regente de la audiencia territorial y los Sres. gefe político e intendente de la provincia de Cádiz.
Ojalá que estos ensayos de utilidad y diversión sirvan de ejemplo para ser imitados por las demás provincias, a fin de engrandecer una de las industrias más propias de nuestro clima y ferocidad  [sic] de que un día abastecíamos a las primeras naciones.
(D. de S.)
Gaceta de Madrid núm. 4363, de 25/08/1846

martes, 16 de agosto de 2011

El Real Seminario de Capuchinos de Sanlúcar de Barrameda

Un interesante y documentado artículo de Diego Ropero regidor: "El Real Seminario de Misioneros Capuchinos para Indias de Sanlúcar de Barrameda", analiza la  evolución seguida por el Real Seminario, desde su creación por el padre Colindres en 1764, en el antiguo convento de capuchinos de Sanlúcar, así como la normativa que rigió el Seminario. 

Referencia:
Diego Ropero regidor: "El Real Seminario de Misioneros Capuchinos para Indias de Sanlúcar de Barrameda", en Actas IV Jornadas de Andalucía y América. Universidad Internacional de Andalucía, 1985

lunes, 15 de agosto de 2011

Presentación del libro “La Música en la Memoria: 25 años de Juventudes Musicales en Sanlúcar de Barrameda, 1984-2009”, obra de Salvador Daza Palacios

La noche del pasado viernes, 12 de agosto, tuvo lugar la anunciada presentación del libro de Salvador Daza Palacios, “La Música en la Memoria: 25 años de Juventudes Musicales en Sanlúcar de Barrameda, 1984-2009”, en el Salón Los Arcos del Palacio Ducal de Medina Sidonia, en un acto convocado por las propias Juventudes Musicales y la Fundación Medina Sidonia.

En el marco de la exposición que en ese mismo lugar y hasta el próximo 28 de Agosto lleva a cabo el pintor sanluqueño Ramón Lagomazzini, se inició este encuentro entre más de un centenar de espectadores, con la presentación de los participantes en la mesa por parte de Leopoldo Pérez, vicepresidente de JJMM, que eran, José Manuel de Diego Rodríguez, socio de honor de JJMM y catedrático de Piano del Conservatorio Superior de Música de Sevilla, Manuel Jesús Barba Calvo, abogado y expresidente de JJMM, así como el propio autor del libro, el músico e investigador sanluqueño, Salvador Daza.

Tanto José Manuel de Diego como Jesús Barba dieron la bienvenida a esta obra, que resume los más de cuatrocientos conciertos y actos organizados por la entidad sanluqueña en toda su existencia, en una crónica llena de anécdotas y de personajes musicales de gran proyección artística. También elogiaron el minucioso trabajo realizado por Salvador Daza de recopilación y de síntesis de todos los eventos celebrados, grandes y pequeños.

El autor expuso además, en primera persona, todas y cada una de las dificultades e inconvenientes con que la asociación se había topado a lo largo de su dilatada existencia, incluyendo los recientes obstáculos que habían impedido la publicación del libro, así como el repetido ninguneo político que había sufrido durante la mayor parte de estos años la asociación (tan sólo salvó la primera etapa, cuando aún gobernaba el alcalde José Luis Medina) y que aún continuaba al no cumplirse los sucesivos convenios firmados entre JJMM y el Ayuntamiento, además de haberse quedado sin la pequeña sede que tenían en el Centro Cultural “La Victoria”.

La noche culminó con un pequeño recital de los jóvenes músicos Alfonso Cuevas Gallego, al violín, e Isaac de los Reyes Gallego, al piano, que dejaron en el aire los sones de Beethoven, Mehúl, Sarasate y Bloch, con una maestría y una madurez impropia de sus pocos años y que constituyeron el mejor ejemplo y el más preciado fruto de la labor realizada por esta asociación sanluqueña que promociona, precisamente, a los jóvenes intérpretes.

Intervención de Salvador Daza Palacios durante la presentación del libro.



Presentado el libro "La Segunda República en Sanlúcar de Barrameda", obra de José Antonio Viejo Fernández

El pasado viernes 27 de mayo de 2011, a las 21:00 h. tuvo lugar en el Auditorio de la Merced la presentación del libro La Segunda República en Sanlúcar de Barrameda (1931-1936) obra del sanluqueño José Antonio Viejo Fernández licenciado en historia, profesor del colegio «La Salle» y miembro del Grupo de Estudios de Historia Actual.
José Antonio Viejo ha publicado otros trabajos sobre el mismo periodo, como Sanlúcar de Barrameda bajo el gobierno del frente popular. Antecedentes de la guerra civil Española, algunos de los cuales pueden consultarse en la sección de investigaciones de Todos los Nombres.
El acto estuvo organizado por la Asociación Sanluqueña de Encuentros con la Historia y el Arte (A.S.E.H.A.) y presentado por Manuel Toribio García, historiador y profesor del IES Santa Catalina de Siena de Córdoba.
El libro es la primera publicación sobre este tema en nuestra ciudad, y se suma a otras investigaciones que sobre esta materia ya existían en nuestra provincia como por ejemplo: Chipiona (GUZMÁN MARTÍN, S.: Luces y sombras de la historia de Chipiona. Segunda República, Guerra Civil y represión militar. Chipiona, 2008), Rota (RODRÍGUEZ IZQUIERDO, M., SANTAMARÍA CURTIDO, P.P., NÚÑEZ, J., ROMERO ROMERO, F.: Memoria rota. República, Guerra Civil y represión en Rota. Rota, 2009), Jerez de la Frontera (CARO CANCELA D.: Violencia política y luchas sociales: la Segunda república en Jerez de la frontera (1931-1936). Jerez de la Frontera, 2001).
Sobre el libro
La Segunda República es, junto con la Guerra Civil, el período de la Historia de España del que más se ha escrito y debatido y que, aún hoy, sigue despertando pasiones y sentimientos. Tal proliferación de estudios e investigaciones sobre este episodio histórico marcó, no únicamente las conciencias de las personas que vivieron aquellos años, sino también, la de muchos españoles que vivieron con posterioridad. Pero la Segunda República no solamente dejó huella en las personas, aún hoy, en la vida política resuenan los ecos de aquellos acontecimientos pasados.
Si la Segunda República española ha sido uno de los temas sobre el que más páginas se han escrito, en Sanlúcar de Barrameda es, por el contrario, al igual que toda la Edad Contemporánea, una etapa histórica sobre la que cae un manto de penumbra y oscuridad.
El objetivo que nos ha guiado a escribir este trabajo de investigación ha sido el de arrojar algo de luz sobre esta parte de la historia de nuestra localidad que se encontraba aún sin estudiar. El interés por el tema no ha brotado al calor de los numerosísimos trabajos que se están publicando a lo largo y ancho de la geografía nacional auspiciados por la Ley de Memoria Histórica. Por el contrario, mis primeras aproximaciones al tema comenzaron alrededor del año 1990, cuando en verano, aún siendo un estudiante de la Licenciatura Geografía e Historia en la Universidad de Cádiz, entré por vez primera en el Archivo Municipal de Sanlúcar de Barrameda con el propósito de indagar sobre el movimiento obrero en nuestra ciudad.