viernes, 19 de agosto de 2011

Programa de las carreras de caballos de 1846 (I)

Tan sólo tres años después de celebrarse en Madrid las primeras carreras de caballos de España (1843),  el día 31 de julio de 1846 la Gaceta de Madrid publica el Programa de las carreras de caballos organizadas en  la playa de Sanlúcar de Barrameda, durante los días 18 y 19 de agosto, por la Sociedad de Fomento de Cría Caballar de Sanlúcar, que tenía como socio de honor al duque de Osuna, artífice de la carreras madrileñas. 

Transcribimos este programa en dos partes, una por cada día establecido. 

A través de la lectura de este extenso programa, podemos conocer el montaje del efímero hipódromo -pista y palcos- levantado en la playa, así como el tono militarista que caracterizó a aquellas primeras carreras de Sanlúcar.

El espectáculo incluía dos comitivas, de ida y vuelta desde al Ayuntamiento a la playa, ordenadas al milímetro, que recorría las principales calles de la ciudad y el paseo de la Calzada, para terminar en el balcón del Ayuntamiento (calle Ancha), donde se vociferaban los nombres de los caballos ganadores, se entregaban los galardones y se otorgaba otro premio de mil reales entre los asistentes al evento.

En el descriptivo programa se reseña el boato y la fastuosidad, propios de la época, que distinguieron las carreras de aquel año, así como el minucioso detallismo en la organización, donde no faltaba un constante acompañamiento musical, a cargo de varias agrupaciones y de la banda de clarines propia de la Sociedad.

El primer día de carreras se celebró un concurso de exhibición y carreras de guerra con apuestas.



Programa de las carreras de caballos, 1946

31 de julio de 1846
Como es altamente interesante para nuestro país todo lo que se refiere al fomento de la cría caballar, a la cual comienza a consagrarse una atención notable, creemos que nuestros lectores verán con gusto el programa de las carreras de Sanlúcar de Barrameda, que es otro indicio de la afición que se despierta a esos espectáculos tan útiles y provechosos que recientemente han protegido y premiado SS.MM. y el Gobierno.
Carreras de caballos
Programa de las que se han de verificar por disposición de la sociedad de fomento de la cría caballar de Sanlúcar de Barrameda los días 18 y 19 de Agosto próximo.
Día 18 de Agosto: a las once de la mañana, reunidos los señores que componen la junta directiva central, directivas de los diferentes pueblos de que consta la sociedad, en el gran patio del edificio de Santo Domingo, se abrirá el registro para rectificar las reseñas de los caballos, potros y yeguas matriculados que han de optar a los premios de exhibición y carrera, conforme al reglamento formado al efecto, cuyo acto será presidido por la autoridad competente, cerrándose a las dos de la tarde, hora en que finalizará la exhibición. La banda de música de la sociedad tocará durante este tiempo piezas escogidas.
Los señores socios, dueños de caballos y demás personas que deban concurrir a este acto, presentarán sus boletines personales, que recogerán con la debida anticipación en la secretaría de la sociedad.
Los caballos, potros y yeguas de exhibición deberán presentarse sin ninguna clase de adorno, y conducidos del diestro, exceptuándose los de escuela, que traerán la montura y brida a gusto de sus dueños; todos los que se presenten a la exhibición por la mañana tienen obligación á concurrir también por la tarde para la adjudicación de premios a la hora que se señale.
A las tres y media de la tarde se hallará situada en la playa de esta ciudad una línea de 800 varas de longitud y 40 de latitud, formada por una grada de tres varas de alto a su derecha; y a la izquierda otra de cómodos bancos con alzapiés para evitar la humedad del piso a los que la ocupen.
A distancia conveniente de estos asientos, habrá en ambos lados un barandal de madera, pintado de blanco, en cuya extensión se hallarán colocados simétricamente en astas, también pintadas, un considerable número de vistosas y variadas banderolas, marcando las extremidades de esta línea grandes banderas españolas, en cuyos puntos estarán colocadas las mesas de arranque y parada, preparadas con gusto y comodidad para el uso de los señores jueces.
La cabeza de esta línea la formará un palco de 40 varas de frente, perfectamente entoldado y adornado, donde tendrán cómodo asiento las autoridades y juntas directivas que han de presidir el acto.
Al costado derecho de este palco estarán colocados dos grandes pilares pintados, con remates en sus extremidades, que formarán la entrada general del público, y en su frente otros dos iguales que marquen la de los caballos para exhibición, carrera y paseo.
A las cuatro de la tarde, reunidas en las casas consistoriales las autoridades principales de la provincia, las locales, las juntas directivas, jueces, comisiones, señores ayudantes y demás aparato, efectuarán su salida del modo siguiente:
Abrirá la marcha una escuadra de batidores; seguirá la banda de clarines de la sociedad, vestidos con el mejor gusto; continuarán en carruajes lujosamente enjaezados: 1º la junta directiva del Puerto de Santa María; 2º la de Cádiz; 3º la de Jerez de la Frontera; 4º la de las Cabezas de San Juan; 5º los señores jueces de arranque y parada; 6º las comisiones inspectoras de exhibición y adjudicación de premios; 7º junta directiva central; 8º junta de ornato y mejoras públicas; 9º autoridad local, de marina y las de provincia, centrando la marcha una escogida escolta de caballería con su correspondiente banda de música.
Los señores ayudantes ocuparán los costados de esta lucida comitiva; la servidumbre la zaga de los carruajes, y en este orden se dirigirán por las calles Ancha, de Muleros, Plaza de la Aduana y Calzada, en cuyo paseo se hallará formada toda la fuerza de infantería que ha de despejar la línea; y batiendo marcha sus bandas, seguirá a la retaguardia del último carruaje, haciendo alto a la entrada de la línea.
Distribución.- Tan luego como haya llegado la comitiva al sitio de las carreras, ocupando sus puestos las respectivas comisiones, y previa la venia de la autoridad competente, entrará toda la fuerza de infantería a despejar la línea, llevando a su cabeza las escuadras de tiradores, gastadores, banda de cornetas y música, dejando por medio de una evolución colocado un centinela al pie de cada asta de bandera. Las bandas de la sociedad y de los cuerpos de servicio ocuparán los tablados construidos en la extensión de la línea para que todo el público pueda disfrutarlas, y la de clarines de la sociedad se colocará a la izquierda del palco, junto a la campana de señal; las escuadras de tiradores y gastadores custodiarán las mesas de arranque y parada.
Establecido ya el orden, y despejada la línea, se permitirá el paseo al paso a todos los caballos que se presenten en ella, durante una hora, destinada al escrutinio y adjudicación de premios, que se efectuará a nombre de la sociedad y por la comisión nombrada al efecto del modo siguiente:
Premios por exhibición.- Al mejor caballo de gala, brillante estampa y perfecta estructura, propio para simiente, prefiriendo el de más alzada en iguales circunstancias, una hermosa bandeja de plata labrada al gusto antiguo, ovalada y con 22 pulgadas de largo.
Al caballo que reúna a las cualidades del de simiente, las de escuela y soltura en sus movimientos, una preciosa caja forrada en terciopelo carmesí, conteniendo una hermosa copa honorífica de plata dorada y grabada, de exquisito gusto, con tenazas, cuchara y su correspondiente bandeja, con inscripciones en su centro.
Al potro que sobresalga entre los que se presenten de cuatro años, otra elegante copa de plata también grabada.
Al que se distinga, entre los que se presenten de tres años, una medalla de plata con inscripciones alegóricas.
A la mejor yegua que se presente, entre las de cuatro años, una hermosa moña color de rosa y plata con inscripciones en sus caídas, dentro de una linda bandeja de plata labrada.
A la potranca más sobresaliente de tres años, una medalla de plata, igual a la del potro de la misma edad.
La sociedad tendrá el suficiente número de palafrenes vestidos con el decoro y gusto que corresponde, para que tan luego como hayan sido premiados los caballos, potros y yeguas, sean conducidos y paseados por la línea a la expectación pública, y que sus dueños reciban el parabién a que son acreedores, reportando la casta el beneficio que es consiguiente.
Concluido el acto de las exhibiciones y la hora señalada para el paseo, la banda de clarines de la sociedad tocará atención, llamada y marcha, a cuyo tiempo aparecerá por la entrada de la derecha toda la fuerza de caballería que despejará la línea.
Las bandas y músicas distribuidas en toda la extensión de la línea resonarán en este momento, y el público admirará otro nuevo panorama que sólo podrá disfrutarse en este sitio privilegiado de la naturaleza.
En medio de esta animación y con arreglo a las condiciones que hayan pactado entre sí los dueños de los caballos españoles y extranjeros, darán principio las carreras de guerra por apuestas particulares, cuyo arranque anunciarán los clarines y campana de la sociedad.
Concluidas éstas, todos los carruajes destinados al servicio de la comitiva y los tiros de caballos matriculados para optar á premio por exhibición, entrarán por la izquierda de la línea por el orden que se les designe, al trote, guardando sus correspondientes intervalos, para que el público juzgue del mérito de los caballos que componen estos tiros, y darán la vuelta por la orilla del mar a fin de recoger la comitiva que ha de ocuparlos. Inmediatamente saldrá la junta de ornato y mejoras públicas en carruajes y con su correspondiente banda de música al paseo de Isabel II para recibir a la comitiva y fuerza que por distintas direcciones marcharán a reunirse en dicho puesto.
Iluminadas las afueras del paseo, y reunidos los individuos que componen la comisión encargada en su construcción, se presentarán los peones del mismo, vestidos de gala, con bandejas de flores, y repartirán ramos a todos los dueños de los caballos que hayan contribuido para estas carreras y acompañen la comitiva.
El presidente de la comisión de adjudicación de premios dirá en alta voz los nombres de los caballos que han sido agraciados, el de sus dueños y premios que han obtenido, y concluido se ordenará la entrada triunfal de estos caballos y comitiva, dirigiéndose por las calles de Isabel II, Barrameda, Santo Domingo Alta y Baja, Ancha, hasta el ayuntamiento del modo siguiente:
La banda de clarines de la sociedad, en caballos blancos ricamente enjaezados, con penachos, adornos y montura gravina y oro, anunciarán con escogidas marchas la entrada de los caballos vencedores, conducidos por lujosos palafreneros, abriendo a éstos el paso una sección de batidores. Seguirá un piquete de infantería, precedidos de y cornetas y la banda de música de la sociedad; cubrirá la retaguardia de esta fuerza caballería de la guardia civil; seguirán a ésta los caballos y yeguas premiados por exhibición, y precedidos por el caballo de escuela, que podrá montar su dueño, o en su defecto el picador que éste estime conveniente.
Estos caballos y yeguas irán conducidos por criados de la servidumbre, vestidos con decencia, y los costados serán custodiados por guardia civil de infantería: dos señores ayudantes se encargarán en la conservación del orden que han de llevar.
Seguirán los gastadores, bandas de tambores y música de infantería, con una columna de la misma arma y el trozo de carruajes que conduce la comitiva por el orden ya anunciado, cerrando la marcha todo el resto de la fuerza de caballería con su banda de música a la cabeza.
Las calles del tránsito estarán completamente colgadas, iluminadas y adornadas con vistosas banderas, costeadas y dirigidas por sus vecinos; y para mayor lucimiento, un número considerable de aldeanos, vestidos con exactitud y gusto, alumbrarán con hachas esta marcha triunfal.
Llegada a las casas consistoriales y colocada la comitiva en el balcón de las mismas, se anunciará por segunda vez al público los nombres de los caballos, sus dueños y premios que han obtenido por exhibición, cuyos interesados subirán a recogerlos en el salón de sesiones, donde les será distribuidos por el señor presidente.
Inmediatamente y en presencia de la comisión nombrada al efecto, un niño de corta edad extraerá de un globo, que se colocará en el tablado con igual número de contraseñas al de billetes vendidos para la línea, un número, cuyo igual obtendrá en el acto un premio de 1.000 rs. vn. con lo que se darán por terminadas las carreras y exhibición de este día.

Gaceta de Madrid núm. 4338, de 31/07/1846

Nota: Las negritas son nuestras.


Continúa en: http://desdetemplolucero.blogspot.com/2011/08/programa-de-las-carreras-de-caballos-de_22.html


No hay comentarios:

Publicar un comentario