lunes, 15 de abril de 2013

Protagonistas en la Sanlúcar de los años 80 (I) La Sallago: un mito del cante.




En esta sección recupero una serie de entrevistas, realizadas entre 1987 y 1989, a destacadas personas de la cultura, la sociedad y la política en Sanlúcar de Barrameda. Publicadas en el periodico El Semanal.

El Semanal, 10 de abril de 1987



La Sallago: un mito del cante



Foto: Mariqui Romero
 
“Hay que amarrarse los cordones de los zapatos pa cantar con La Sallago”, dijo Caracol de la Soraya, como él la llamaba”. De él dice Encarnación que es lo más grande y que “no se le ha hecho justicia".
Grande era Caracol y grande es Encamación Marín "La Sallago", porque en los círculos del cante se cuenta con ella, para que forme parte de esos pocos "grandes" del flamenco español. "Ahora me están llamando de todos los sitios", pero La Sallago ya no va a todos porque está cansada, porque son ya 69 años de vida, sentimiento y desengaño, porque ahora ya puede seleccionar y pasar de hacer "homenajes de balde". Porque ya no tiene los 29 años con que empezó a cantar en público "por todos lados, de balde y esmayaíta por una poquita de comida". Porque ella ya sabe que "la gente que yo creía que eran amigos y amigas me hicieron perrerías".
Nace en el Barrio, su Barrio, donde "vive la nobleza más grande del mundo. Que contestamos a destiempo... Que hacemos cosas a destiempo... pero allí todo corazón es bueno". Y se cría "a marcha", pero con mucha alegría, escuchando el compás de su madre y el de su padre también, aunque no lo conoció: "En mi casa cuanta más hambre teníamos y más fatigas, mas compás teníamos. Y mi madre nos decía: No pedid limosna. A vender pescaíto. Y tú a vender esas galeras". Y la gente preguntaba ¿Qué pasa en casa de La Sallago? Y es que la madre de Encarnación, con ella y sus hermanos estaban cantando. 
Acaba de volver de Madrid, de actuar junto a los mejores del cante. El viernes pasado le tocó a Sanlúcar, después de muchos años de no escuchar su garganta. Y la Peña "Puerto Lucero" se abarrotó de gente para oir a la Sallago y a "Ramito". Le aplaudieron, se emocionaron, le gritaron: ¡Ole Sallago! ¡Venga, Encamación, qué tú eres la mejor! Ella llegó sola, desapercibida, pequeñita, con mucha fuerza. 
El sentimiento interpretado, el dolor hacia fuera, las alegrías más hondas. ¿Cómo se hace este cante Encamación? -"Yo canto mi historia, mis cosas, lo mío, mis tristezas y mis disgustos, mis contratiempos, esas puñalás que se da la familia sin saber por qué. Esas cosas las digo yo cantando. Nunca canto lo que me digan o lo que me escriben, sino que me voy inventando, la letra y la música, porque si yo canto lo que cantó Caracol, que es para mí el primero, o lo que cantó Mairena, que es jamón serrano, o lo que canta la Paquera o la Niña de los Peines, que es la más grande, pues entonces no soy La Sallago".

Es esta espontaneidad y esa capacidad para crear la que ha paseado la cantaora sanluqueña por todo el mundo a través de sus recitales. Este invento le viene de su casa, de su madre, de su abuela que "cosiendo a máquina hacía los cantes". A La Sallago le gusta inventarse una siguiriya contra la vecina, una alegría para Isidro Muñoz, una saeta mientras escuchaba el pregón de este año, dedicada a la Virgen de la Estrella, que nos canta durante la entrevista al compás marcado sobre la estufa:

También en la tierra hay Estrella.
Miradla, ¡por Dios!, un momento.
Que más bonita que es ella
no hay en el firmamento
Costaleros de Sanlúcar, levantadla can primor.
¡Mecedla, mecedla
Que más bonita que es ella no hay, ni más bonita.



"La saeta es lo que más me gusta en el mundo. Mucho de lo que yo hacía ya no puedo hacerlo. La saeta es libre, no hay música, la puede hacer cualquiera. Yo la digo a compás como una siguiriya".

Para Encamación la Semana Santa es una cosa preciosa, "consagrá". También siente de una manera especial las navidades "no por la juerga, sino por ese nacimiento, esos escaparates, esas iglesias con ese misterio, esa dulzura...", porque para ella el Carnaval es todo el año y la Feria a cada momento.
Para La Sallago hay dos cosas importantes: la verdad y el ser natural. No sabe escribir, pero sabe leer en los ojos de los demás. Cuando te mira a los ojos sabe que hay dentro de ti, te capta y entonces, si ella quiere, se puede producir una corriente de comunicación, de decires de adentro.
Ella es ante todo mujer, se entretiene eligiendo aquellos pendientes o este mantón, para esta o aquella situación. Mujer coqueta también: "Cuando mc hagas la foto me voy a peinar un poquito". Es una mujer que te envuelve con su gracia, con sus cosas, con su compás...
Y Encamación nos cuenta cantando la bulería, que es lo más difícil. Y cantando nos cuenta la diferencia que hay entre respirar dentro dc cada tercio o hacerlo todo en un tercio. Nos canta como ella sola sabe.

                                A.G.D.



Encarnación Marín, "La Sallago" tiene 94 años y sigue viviendo en Sanlúcar de Barrameda.


NOTA: Encarnación Marín, La Sallago, ha fallecido el 16 de enero de 2015 en Sanlúcar de Barrameda, a los 95 años de edad.

Algunos enlaces sobre esta artista del cante flamenco:

El arte de vivir el flamenco: La Sallago:
http://elartedevivirelflamenco.com/cantaores139.html

Flamenco-world.com. La Web del Flamenco:
http://www.flamenco-world.com/tienda/autor/la-sallago/737/

Encarnación La Sallago - Saeta al Cristo de la Expiración:
http://www.youtube.com/watch?v=67ESGQKLlNI


No hay comentarios:

Publicar un comentario